Oración a san jorge

Oración a san jorge

Casi no se sabe nada de los primeros años de la vida de San Jorge. Jorge nació en Capadocia, Turquía, en algún momento del año 275 d.C. en el seno de una familia cristiana. Su padre era oficial del ejército. Su madre era de Lydda, Palestina.
A los diecisiete años se alistó en el ejército romano y pronto se hizo famoso por su valentía. El emperador Diocleciano le encomendó muchas misiones importantes, y se cree que en una de ellas llegó a Inglaterra. Durante su estancia en Inglaterra se enteró de que el emperador iba a condenar a muerte a todos los cristianos, por lo que regresó a Roma para ayudar a sus hermanos cristianos. Suplicó al emperador que les perdonara la vida. Diocleciano hizo todo lo posible para persuadir a San Jorge de que renunciara a su fe. Cuando se negó, Jorge fue arrestado, torturado y finalmente condenado a muerte el 23 de abril de 303 d.C. Este día se conoce ahora como el Día de San Jorge.
El estandarte de San Jorge, la cruz roja de un mártir sobre fondo blanco, fue adoptado para el uniforme de los soldados ingleses posiblemente en el reinado de Ricardo 1, y más tarde se convirtió en la bandera de Inglaterra y en la enseña blanca de la Marina Real.

Oración de san jorge ortodoxa

Oh Dios, que concediste a San Jorge fuerza y constancia en los diversos tormentos que sufrió por nuestra santa fe; te rogamos que, por su intercesión, preserves nuestra fe de la vacilación y la duda, para que podamos servirla con un corazón sincero y fiel hasta la muerte.
La devoción a este santo mártir se remonta al menos al siglo V. Se puede demostrar que la más antigua de las iglesias dedicadas a su honor en Constantinopla fue construida por Constantino el Grande, lo que sería una fecha muy anterior.
Se sabe muy poco de la vida de San Jorge. Se supone que sufrió el martirio en la persecución de Diocleciano en Nicomedia a principios del siglo IV. Entre los griegos, se le sigue llamando «el Gran Mártir» y su fiesta se celebra como día de precepto. La intercesión del Santo se imploraba especialmente en las batallas, ya que se dice que era un soldado. Bajo los primeros reyes normandos, fue elegido patrón de Inglaterra y Eduardo III instituyó una orden de caballería en su honor. Hay quienes suponen que fue San Jorge quien derribó los edictos imperiales de persecución cuando se publicaron por primera vez en Nicomedia.

Oración a san esteban

La devoción a este santo mártir se remonta al menos al siglo V. Se puede demostrar que la más antigua de las iglesias dedicadas a su honor en Constantinopla fue construida por Constantino el Grande, lo que sería una fecha muy anterior.
Se sabe muy poco de la vida de San Jorge. Se supone que sufrió el martirio en la persecución de Diocleciano en Nicomedia a principios del siglo IV. Entre los griegos, se le sigue llamando «el Gran Mártir» y su fiesta se celebra como día de precepto. La intercesión del santo se imploraba especialmente en las batallas, ya que se dice que era un soldado. Bajo los primeros reyes normandos, fue elegido patrón de Inglaterra y Eduardo III instituyó una orden de caballería en su honor. Hay quienes suponen que fue San Jorge quien derribó los edictos imperiales de persecución cuando se publicaron por primera vez en Nicomedia.
Generalmente se le representa luchando contra un dragón, que durante mucho tiempo se ha considerado un símbolo del mal (el diablo es llamado dragón en el libro del Apocalipsis). Se trata de la llamada «Leyenda Dorada», en la que un dragón que vivía en un lago de Libia, derrotó a ejércitos enteros por su pura fiereza y fuerza. El monstruo se comía dos ovejas cada día y, cuando se acababan, las sustituía por mujeres jóvenes. San Jorge se enteró de la historia un día en que una princesa iba a ser devorada. Así que se persignó, montó en su caballo para luchar contra la serpiente y la mató de un solo golpe con su lanza. A continuación pronunció un gran sermón cristiano sobre la fe y convirtió a toda la población local. La recompensa que le dio el rey fue entregada a los pobres y se marchó.

Oración del día de san jorge

San Jorge es uno de los santos más populares de la cristiandad, y es muy honrado tanto por la Iglesia occidental como por la oriental[1] A lo largo de los siglos ha surgido una amplia gama de devociones, tradiciones y oraciones en honor al santo. Durante mucho tiempo se le ha distinguido con el título de «El Gran Mártir» y es uno de los santos más populares representados en iconos[2] Las devociones a San Jorge tienen un gran número de seguidores entre los cristianos, y un gran número de iglesias están dedicadas a él en todo el mundo.
Desde la Edad Media, la historia de la vida de San Jorge, tanto en forma de hechos como de leyendas, ha llegado a simbolizar la victoria del bien sobre el mal, y ha pasado a formar parte de las tradiciones, fiestas y celebraciones cristianas locales que continúan hasta hoy. San Jorge ha sido ampliamente representado en el arte cristiano en múltiples medios y formas, desde pinturas y esculturas hasta vidrieras y relieves, a través de los tiempos, y se ha convertido en objeto de múltiples oraciones y devociones[3][4][5][6][7] Este artículo traza los orígenes, desarrollo y crecimiento de las devociones, tradiciones y oraciones cristianas a San Jorge.