Oración para quitar el mal de ojo

Oración hebrea para quitar el mal de ojo

Alma de Cristo, santifícame; Cuerpo de Cristo, sálvame; Sangre de Cristo, embriágame; Agua del costado de Cristo, lávame; Pasión de Cristo, fortaléceme; Oh buen Jesús, escúchame; dentro de tus heridas, escóndeme; que nunca me separe de ti; del maligno, protégeme; a la hora de mi muerte, llámame; y mándame venir a ti; para que con tus santos, te alabe por los siglos de los siglos. Amén.
Señor Jesús, has venido a sanar nuestros corazones heridos y turbados. Te ruego que sanes los tormentos que causan angustia en mi corazón; te ruego, de manera particular, que sanes a todos los que son causa de pecado. Te ruego que entres en mi vida y me sanes de los daños psicológicos que me golpearon en mis primeros años y de las heridas que me causaron a lo largo de mi vida. Señor Jesús, Tú conoces mis cargas. Las pongo todas en Tu Corazón de Buen Pastor. Te suplico -por los méritos de la gran herida abierta en Tu corazón- que sanes las pequeñas heridas que hay en el mío. Sana el dolor de mis recuerdos, para que nada de lo que me ha sucedido me haga permanecer en el dolor y la angustia, lleno de ansiedad.

Oración del mal de ojo en italiano

Oración de protección contra el mal de ojo. En muchas culturas se considera que el mal de ojo es la capacidad que tiene una persona de causar daños a otros con una sola mirada. Estas desgracias pueden ser, por ejemplo, enfermedades o incluso la muerte. Para afrontarlo podemos evitar el mal de ojo con la oración. De este modo, nos protegeremos de las acciones de las personas malas. Estas facultades negativas que algunos seres humanos ya conocen desde la antigüedad, también existe un tratado sobre el mal de ojo en el que se trata con detalle.
Su origen puede ser voluntario o involuntario. El mal de ojo voluntario es el que se hace intencionadamente, para causar daño a otra persona. El mal de ojo involuntario se produce por la envidia acumulada por una persona sobre otra. Es decir, hay personas que acumulan tanta envidia o resentimiento hacia otra persona, que sin intención de dañarla, dirigiendo su mirada venenosa consiguen causar efectos negativos. En ambos casos, el mal de ojo se puede curar con una oración en la que se manifieste una profunda fe.

Oración católica contra el mal de ojo

Si a nuestro amigo le ha sucedido algo así, ya sea que su belleza, su valor, su felicidad (o cualquier cosa) haya sido objeto de celos o de envidia -que este mal haya sido provocado por algún escrito o por el ataque del mal de ojo- Tú, Señor, amigo de los hombres, extiéndele tu mano poderosa, tu brazo fuerte e invencible, ayuda a tu siervo N. Envía un ángel de la paz cuya fuerza preserve su alma y su cuerpo, para que rechace y destierre de él todas las malas ideas y todos los ataques de los ojos envidiosos.

Cómo quitar el mal de ojo con sal

Alguna vez has tenido una conversación con alguien y no puedes dejar de notar que no dejan de mirarte. Estás hablando con ellos y no sólo te miran a la cara, sino también a tu pelo, tu ropa e incluso tus zapatos. También parece que te hacen demasiados cumplidos, pero de alguna manera sientes que los cumplidos no son genuinos. Cuando alguien te mira excesivamente es normal que sientas que te está juzgando. Puede que esa persona te esté maldiciendo con el mal de ojo o malocchio, como dicen los italianos. (Mal = malo, Occhio = ojo).
¿Alguna vez has mantenido una conversación con alguien y no has podido evitar que te miren fijamente? Estás hablando con ellos y no sólo te miran a la cara, sino también a tu pelo, tu ropa e incluso tus zapatos. También parece que te hacen más cumplidos que a la media de las personas, pero de alguna manera sientes que los cumplidos no son auténticos. Cuando alguien te mira excesivamente, es normal que sientas que te está juzgando. Puede que esa persona te esté maldiciendo con el mal de ojo o malocchio, como dicen los italianos. (Mal = malo, Occhio = ojo).