Setenta ei… grados de sabiduría: un…

El rey de copas se sienta con orgullo en su trono. Incluso en medio de un mar turbulento, se sienta allí en control, con su copa sostenida firmemente en su mano. Pero cuando la carta se invierte, el rey es destronado. Con las olas cayendo sobre él, su control se pierde. La carta del rey de copas invertida representa la volatilidad, la manipulación emocional y el mal humor. Esto es lo que significa cuando ves esta carta aparecer en tu lectura de cartas del tarot.
Cuando el rey de copas está invertido, es una fuerza extremadamente manipuladora y controladora que te atacará emocionalmente. Está dispuesto a llegar a cualquier extremo para salirse con la suya. Si las cosas no salen como él pretende, se enfurruña y obtiene su venganza a través de la manipulación emocional. Esta fuerza tóxica te hará sentir emocionalmente inestable e insegura. Es probable que crea que usted es el culpable de este problema. Pero debes encontrar la manera de liberarte del control manipulador del rey de copas invertido.
Aunque normalmente eres una persona madura y estable, la carta del rey de copas invertida puede ser una indicación de que estás permitiendo que tus emociones tomen el control de tu vida. Esto crea sentimientos de debilidad o inferioridad, que pueden conducir a una dependencia insana de su relación romántica o de sus amigos. Cuando se permite que la espiral se salga de control, esta inestabilidad emocional crece rápidamente hasta convertirse en un problema mucho más grande e intenso al que enfrentarse. Algunas personas recurrirán a adicciones como el alcohol (al igual que la copa en la mano del rey) o las drogas en un intento de escapar del dolor emocional.

La guía definitiva para…

Luz: Mantener la compostura. Ser valiente y claro ante las circunstancias adversas. Compartir la experiencia como forma de reconfortar a los demás. Tomar decisiones justas y empáticas. Respetar el espíritu, no sólo la letra, de la ley.
Sombra: Permitirse ser rígido e impasible. Tomar decisiones injustas basadas en una agenda oculta. Tomar decisiones sin tener en cuenta su impacto emocional en los demás. Abusar de la autoridad espiritual. Utilizar la influencia emocional o espiritual para ejercer un control malsano sobre los demás.
Personalidad: El Rey de Copas puede representar a cualquiera que tienda a controlar (Rey) las respuestas emocionales y espirituales (Copas). El Rey también puede representar la tendencia a ser más sobrio que emocional, o la necesidad de mantener el orden ante una situación abrumadora.
Relaciones. Sin adoptar una «cara de póquer», algunas situaciones exigen un poco de contención. Calma. Considere los argumentos de la otra parte. Ponte en el lugar de tu pareja o amigo. Dale tiempo a las emociones fuertes para que se calmen antes de emprender una acción de la que puedas arrepentirte después.

As de copas

Debes preguntarte:    ¿Quién es él?    Â¿A quién me recuerda?    ¿Tiene una influencia positiva o negativa en mi vida?    ¿Estoy ejerciendo la disciplina en las áreas adecuadas de mi vida? ¿Cómo puedo aprovechar o evitar su energía?    ¿Qué está tratando de decirme?    Â¿Es así como me estoy comportando?    ¿Es así como me perciben los demás?    ¿Me gusta o no me gusta? ¿Quiero parecerme más a él? Si no es una persona, ¿qué me está diciendo su energía? ¿Cómo manejaría este Rey mi situación? ¿Qué parte de este Rey estoy tratando de negar?
El Rey de Copas combina el enfoque exterior de un Rey con las energías positivas, cariñosas, sensibles y compasivas del Agua.    Utiliza la Tierra para enraizar estas energías y así poder marcar la diferencia en su mundo.
Aquí nos encontramos con el Rey de Copas a la deriva en el mar. El trono de este Rey se parece más a un sillón elegido por su comodidad y facilidad que por su estatus real.    Se sienta profundamente en su trono mientras éste sube y baja suavemente, balanceándose con el flujo y el reflujo de las olas. A la deriva en el mar, este rey no parece preocupado por su seguridad.    Por el contrario, parece tranquilo y relajado y se contenta con sentarse y estar.    Utiliza su poderosa pero suave influencia para guiar a la marea y a la corriente para que lo lleven a donde él quiera.    Si nos fijamos bien, el agua parece bastante agitada y vemos un barco en el fondo inclinado hacia un gran oleaje.    El barco representa el equipaje emocional que todos llevamos en cierta medida.    El Rey está de espaldas a él y no parece demasiado preocupado, por lo que debemos suponer que no es un asunto tan importante en su vida. Este Rey está en su elemento y por eso no teme que su trono o el barco zozobren.    Lo mismo ocurre con el Delfín, que parece disfrutar saltando en las olas.    El Delfín sonriente y benigno representa los problemas del pasado que de vez en cuando aparecen y se nos presentan de nuevo.    En el caso del Rey erguido, esto se puede atribuir a un viaje por el carril de los recuerdos o a la nostalgia.    El Delfín, conocido por su naturaleza curativa, espiritual, comunicativa, cariñosa y leal, es un compañero natural para este Rey.

Aprender el tarot: un libro de tarot…

Saw Palmetto es un tónico y nutritivo, y promueve el desarrollo de todas las glándulas del cuerpo. Se dice que el Saw Palmetto aumenta los músculos y la carne y agranda las glándulas mamarias de las mujeres. También se utiliza para promover la potencia y la fertilidad tanto en las mujeres como en los hombres. El Saw Palmetto también se utiliza para tratar los problemas de la próstata.
El Rey de Copas se presenta como un hombre culto, sofisticado y, en la mayoría de los casos, bien educado, que a veces es difícil de comprender.  Un exterior frío y competente esconde a menudo miedos y dificultades emocionales.  Puede tener miedo a la intimidad y, aunque apoya a sus allegados, tarda en demostrar su afecto.
El Rey de Copas se representa como un hombre maduro, fiable y respetado.  Este hombre es digno de confianza y honesto, y muestra una gran empatía.  Es sabio e inteligente y será solidario y constructivo en momentos de necesidad.
Al aparecer invertido, el Rey de Copas representa a alguien en quien no se puede confiar, especialmente en los sectores empresarial y financiero.  Puede ser proclive a utilizar su educación superior y sus contactos sociales privilegiados para aprovecharse de los demás y engañar a personas que se creen amigas.