Hermanas de la compa√Ī√≠a de la cruz

algunos milagros en su nombre tambi√©n. Wiki User2009-04-20 08:41:01Esta respuesta es: √ötil No es √ļtilA√Īadir un comentarioTu respuestaCargando…Preguntas relacionadas¬ŅPor qu√© Santa √Āngela Merici es de capa? √Āngela Merici no era de capa, era monja.¬ŅCu√°ndo naci√≥ Santa √Āngela Merici? Santa √Āngela Merici naci√≥ el 1 de marzo de 1474.¬ŅCu√°ndo muri√≥ Santa √Āngela Merici? Santa √Āngela Merici muri√≥ el 27 de enero de 1540 a la edad de
Gawain 5: El proceso de la guerra de las galaxias en la que Awitsa y Korido son los √ļnicos que se han unido en la lucha contra el terrorismo.PamantayanKoridoAwitBatay sa AnyoMusikapamantayan1. batay sa anyo2. musika3. paksakoridoawit?

Santos recientes

Es una de los catorce hijos de una familia pobre pero piadosa; s√≥lo cinco de sus hermanos llegaron a la edad adulta. Su padre trabajaba como cocinero y su madre como lavandera en un convento de los Padres Trinitarios, y √Āngela tuvo que dejar la escuela a los doce a√Īos para trabajar en una f√°brica de zapatos para ayudar a su familia. Hizo la primera comuni√≥n a los ocho a√Īos y la confirmaci√≥n a los nueve; rezaba el rosario a diario y ten√≠a una gran devoci√≥n de joven por Cristo Crucificado. Su piedad era tan evidente que su patrona, Antonia Maldonado, la puso en conocimiento del padre Jos√© Torres Padilla. √Čl se convirti√≥ en su director espiritual cuando ella ten√≠a 16 a√Īos, y la ayud√≥ a discernir si √Āngela ten√≠a una llamada a la vida religiosa.
Primero intent√≥ ingresar en las Carmelitas, fue rechazada y, cuando finalmente fue aceptada a los 19 a√Īos, enferm√≥ tanto que se vio obligada a volver con su familia. Cuando se recuper√≥, empez√≥ a atender a las v√≠ctimas del c√≥lera y a las m√°s pobres que ella. En 1868 ingres√≥ en el convento de las Hijas de la Caridad de Sevilla, Espa√Īa, pero de nuevo su salud se resinti√≥ y se vio obligada a volver con sus padres y la zapater√≠a. En 1871, con la bendici√≥n del padre Padilla, inici√≥ un plan por el que viv√≠a en su casa bajo una regla particular, renovando anualmente sus votos.

Citas de santa √°ngela de la cruz

Pronto, esta ni√Īa de cinco a√Īos comenz√≥ a llevar una vida contemplativa, ayunando y realizando actos de mortificaci√≥n. Sin embargo, no era una ni√Īa triste y sombr√≠a; todos en el pueblo la quer√≠an y esperaban que este peque√Īo manojo de energ√≠a y alegr√≠a se detuviera a saludarles. Siempre le enviaban algo a casa, que ella compart√≠a con su familia. Cuando las campanas de la iglesia parroquial cercana llamaban a rezar el √Āngelus, y su familia estaba dando de comer a las gallinas, sus padres instru√≠an a sus hijos para que se arrodillaran y le dijeran al Se√Īor que lamentaban de coraz√≥n no poder acudir a su altar en ese momento, pero que le ofrec√≠an todo su trabajo, dando de comer a sus criaturitas; luego deb√≠an terminar suplicando al Se√Īor que aceptara esta labor como su oraci√≥n. Sus padres eran personas honestas y piadosas que, aunque eran pobres a los ojos del mundo, eran ricos con gracias superabundantes del Cielo.
Italia se encuentra de nuevo en tiempos dif√≠ciles, los italianos divididos, los franceses y los espa√Īoles colaborando para saquear pueblo tras pueblo, compartiendo el bot√≠n; a √Āngela se le pidi√≥ que fuera a Brescia. Recordando su visi√≥n en Bruduzzo, acept√≥. Al llegar a Brescia, a √Āngela se le ofreci√≥ un lugar para vivir. En Brescia hab√≠a una familia noble a la que ella hab√≠a ayudado una vez. Catalina Patengola hab√≠a perdido a sus dos hijos. Toda la alegr√≠a que antes llenaba su suntuoso hogar hab√≠a desaparecido; y ella, d√≠a a d√≠a, perd√≠a todo deseo de vivir. Los frailes franciscanos, sinti√©ndose impotentes, se dirigieron a √Āngela; le preguntaron si pod√≠a consolarla. √Āngela visit√≥ a la afligida madre; le habl√≥ con suavidad y cari√Īo; escuch√≥ pacientemente mientras Catalina descargaba toda su ira contra Dios. Entonces √Āngela comparti√≥ lo desolada que se hab√≠a sentido cuando perdi√≥ a su padre, luego a su madre, luego a su hermana, y c√≥mo no sab√≠a por qu√© Dios se los llev√≥ cuando lo hizo; pero una cosa s√≠ sab√≠a: √Čl la amaba y ama a Catalina.

Santos bendecidos

Desde muy temprano se dedic√≥ a Cristo como su esposa. Tras la muerte de sus padres, dese√≥ vivir √ļnicamente para Dios en la quietud y la soledad, pero su t√≠o insisti√≥ en que se ocupara de su casa. Renunci√≥ a su patrimonio para observar perfectamente la regla de las terciarias franciscanas.
Durante una peregrinaci√≥n a Tierra Santa en 1524, perdi√≥ temporalmente la vista. El Papa Clemente VII, a quien visit√≥ en Roma, dese√≥ que permaneciera en la Ciudad Santa. M√°s tarde fund√≥ una sociedad para ni√Īas, bajo la protecci√≥n de Santa √örsula; este fue el comienzo de la Orden Ursulina. Santa √Āngela ten√≠a casi setenta a√Īos cuando muri√≥; su cuerpo permaneci√≥ incorrupto durante treinta d√≠as. En su entierro, en la iglesia de Santa Afra, se produjeron notables fen√≥menos.