Todos los santos y √°ngeles lyrics

La historia de Luc√≠a se ha perdido y lo √ļnico que sabemos con certeza es que esta valiente mujer que vivi√≥ en Siracusa perdi√≥ la vida durante la persecuci√≥n de los cristianos a principios del siglo IV. Su veneraci√≥n se extendi√≥ a Roma, de modo que en el siglo VI toda la Iglesia reconoc√≠a su valor en defensa de la fe.
Como la gente quer√≠a arrojar luz sobre la valent√≠a de Luc√≠a, empezaron a surgir leyendas. La que ha pasado la prueba del tiempo cuenta la historia de una joven cristiana que jur√≥ vivir su vida al servicio de Cristo. Su madre intent√≥ concertar un matrimonio con un pagano y Luc√≠a sab√≠a que su madre no pod√≠a dejarse convencer por los votos de una joven, as√≠ que ide√≥ un plan para convencer a su madre de que Cristo era el mejor compa√Īero de vida.
Tras varias oraciones en la tumba de Santa √Āgueda, Luc√≠a vio a la santa en un sue√Īo. Santa √Āgueda le dijo a Luc√≠a que la enfermedad de su madre se curar√≠a gracias a la fe, lo que Lucy utiliz√≥ para persuadir a su madre de que diera el dinero de la dote a los pobres y le permitiera entregar su vida a Dios.

Canción de alegría para el mundo

Nuestros √Āngeles de la Guarda est√°n a nuestro lado, incansables, atentos, bondadosos y dispuestos a ayudarnos en todas nuestras necesidades, ya sean materiales o espirituales. A continuaci√≥n se presentan algunos ejemplos de personas que fueron favorecidas con la gracia de ver a su √Āngel de la Guarda y de conversar con √©l repetidamente a lo largo de su vida.
Santa Gema Galgani (1878-1903) disfrut√≥ de la compa√Ī√≠a constante y familiar de su √Āngel protector. Lo ve√≠a, rezaban juntos y hasta le permit√≠a tocarlo. En resumen, el √Āngel de la Guarda de Santa Gemma Galgani era un amigo siempre presente. Le prest√≥ innumerables servicios, incluso llevando mensajes a su confesor en Roma.
Este sacerdote, el padre Germano de San Estanislao, de la Orden Pasionista, fundada por San Pablo de la Cruz, nos ha dejado un relato de la vida cotidiana de Santa Gema con su protector celestial: ¬ęA menudo, cuando se le preguntaba si su √Āngel de la Guarda permanec√≠a siempre en su puesto junto a ella, Gema se volv√≠a hacia √©l con encantadora facilidad e inmediatamente se quedaba embelesada en un √©xtasis de admiraci√≥n todo el tiempo que lo contemplaba¬Ľ.1 Lo ve√≠a durante todo el d√≠a. Al retirarse, le pidi√≥ que velara junto a su cama y que le hiciera la se√Īal de la cruz en la frente. Al despertarse, sinti√≥ una inmensa alegr√≠a al verlo a su lado, como ella misma cont√≥ a su confesor: ¬ęEsta ma√Īana, cuando me he despertado, estaba a mi lado ¬ę2.

Himno de la alegría del mundo

¬ę¬°Alegr√≠a al mundo! The Lord Will Come¬Ľ es una adaptaci√≥n de W. W. Phelps del popular villancico ¬ęJoy to the World¬Ľ. La canci√≥n adaptada se incluy√≥ en A Collection of Sacred Hymns, el primer himnario de los Santos de los √öltimos D√≠as, que se prepar√≥ para su publicaci√≥n en 1835 y se public√≥ en febrero de 1836[1], as√≠ como en todos los himnarios en ingl√©s publicados por la Iglesia SUD desde 1948[2].
Los cambios textuales tipifican la expectativa milenaria y la teología de la iglesia de los Santos de los Últimos Días. La versión de la canción publicada en el himnario actual (1985) de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días utiliza el texto de Phelps excepto las dos primeras líneas, que reflejan las palabras originales de Watts[3].

Alegría al mundo, que canten el cielo y los ángeles

Antes de que empezara el curso escolar, fui al aula de tercer grado para colocar los pupitres. O√≠ pasos por el pasillo y voces de ni√Īos. A continuaci√≥n o√≠ risas, pero no hab√≠a ni√Īos y, de hecho, no hab√≠a nadie m√°s que yo. Sab√≠a que iba a ser un a√Īo maravilloso.
El 23 de diciembre de 2011 mi marido y yo invitamos a cenar a sus dos hermanas, a Justin, a Luis, al prometido de su sobrina y al sobrino nieto. Terminamos de comer sobre las 7 de la tarde as√≠ que decidimos abrir los regalos de Navidad ya que √≠bamos a ir a casa de mis padres el d√≠a de Navidad. Hicimos muchas fotos y en cuatro fotos vimos √°ngeles blancos, amarillos y azules. Justo antes de hacer las fotos, mi cu√Īada y mi sobrina dijeron que hab√≠an o√≠do un ruido en la puerta. Yo s√≥lo o√≠ un chirrido y les dije que era la barandilla que rodea el sal√≥n. Sent√≠ un amor en la sala que nunca antes hab√≠a sentido. Supe que ten√≠amos visitas y agradec√≠ a Dios que ahora pudi√©ramos verlas.
Comparto estas historias porque creo que Dios quiere que sepamos que no estamos solos. Tenemos muchos santos y √°ngeles en nuestras vidas cada d√≠a. Mis santos y √°ngeles est√°n aqu√≠ para guiarme en mi camino. Mientras rezo el √Āngel de Dios cada d√≠a e invoco a mi √Āngel de la Guarda para que est√© a mi lado para gobernar en Dios, se ha hecho m√°s transparente cu√°l es mi misi√≥n en la vida. Es continuar difundiendo la Palabra de Dios pero a un p√ļblico m√°s amplio. Estas historias de santos y √°ngeles son todas verdaderas, y tengo muchos testigos que han sentido y visto a estos √°ngeles. Tambi√©n los escucho en mis sue√Īos. Todos los d√≠as rezo para que todas las almas partan hacia Dios y para que vivamos en el nombre de nuestro Se√Īor, Jesucristo.